Ir a contenido
Alcohol y sexo: Un arma de doble filo

Alcohol y sexo: Un arma de doble filo

Por: Mike Triviño

¡El alcohol y el sexo! es algo que innegablemente la mayoría de personas consumen y que realmente ha dado muchos momentos y vivencias, tanto buenas como malas, las bebidas alcohólicas acompañan casi toda ocasión y hay para cualquier gusto, es por ello que siempre está presente en cada reunión o espacio de ocio, también hay muchas anécdotas que se adquieren usando las bebidas alcohólicas como puente conector de seguro usted que está leyendo esto ha invitado alguna vez a alguien con quien pretende algo más a tomarse unos tragos, quizá mientras estaba en un bar se tomó unas cuantas copas y se armó de valor para hablarle a esa persona que le gusta o simplemente le envío una bebida para llamar su atención.

El alcohol te podria quitar las ganas de sexo

Sabemos que el juego previo cuando hay alcohol de por medio es algo atrapante, así que en este blog hablaremos sobre cómo se pueden llevar el alcohol y el sexo, pero para esto debemos tener en cuenta los efectos que causa el alcohol en nuestro cuerpo.

Lo primero que nos viene a la cabeza es que después de un par de copas con esa persona las cosas se van a empezar a calentar, hay más confianza, un feeling más cercano, una relajación y una conexión y sintonía que lleva a señales para llevar la cita al acto sexual

¿Pero por qué pasa esto?

Primeramente, es algo psicológico ya qué los efectos desinhibidores y estimulantes que se asocian al consumo de alcohol hacen que los consumidores de estas bebidas se sientan confiados y dejen algunas inseguridades que normalmente no los dejaría avanzar con esa persona, esto hace que la situación se tiene mucho más amena y se enciendan más rápido.

¡Ojito acá!

Pero ¡Ojo! Ya superados los obstáculos como la inseguridad es bueno conocer también las contraindicaciones que tiene este elixir, ya que puede convertir lo que era una noche de pasión en una terrorífica mala anécdota. ¿Por qué? El alcohol también puede hacer que usted no calcule lo que dice o lo que piensa y entonces esto puede terminar en desastre ya sea por exceso de confianza que no es recíproca o porque quizá pueda no entender las señales que envía la otra persona, de hecho, si se excede en el consumo de esta sustancia puede llevar a que no tenga una buena erección, así que cuidado, hay que saber como beber y cuando parar.

¿Sabías que tomar demasiado puede quitarte la sensibilidad? Es decir, no se excitaría ni sentiría el orgasmo de la misma manera.

El alcohol y el sexo no van bien debido a qué hace que ciertas zonas específicas de nuestro sistema nervioso central no tengan la sensibilidad correcta y ya qué este sistema es el que se encarga de hacer las descargas que los estímulos sexuales no tendremos una excitación adecuado lo que nos impedirá llegar al orgasmo.

Hombres:

En los hombres esto vendría siendo una mala erección o un retraso en la eyaculación, para muchos esto podría ser algo de agrado ya que prolongarían el encuentro, sin embargo se prolonga pero sin la sensación tan placentera como debe ser y esto se debe al efecto del alcohol que como dije antes quita cierta sensibilidad y dificulta llegar al orgasmo y esto podría afectar la calidad del encuentro, aunque eso depende de cómo usted y la persona con la que mantiene relaciones lo vea, hay personas que prefieren un polvo largo y otras que lo prefieren promedio cuando de tiempo hablamos.

Mujeres:

En caso de las señoritas la relación alcohol y sexo es complicada debido a que un exceso de alcohol sugiera una disminución en la lubricación vaginal, debido a la deshidratación que esta sustancia produce, sin embargo, si a usted le gusta follar con unos tragos encima puede arreglarlo con un aceite caliente o un buen lubricante.

También puede retrasar el orgasmo de la misma manera que como lo dijimos antes o que cuando se produzca, se sienta con menos intensidad.

¡No hay que estar triste, deja el exceso!

¡No hay que estar triste, deja el exceso!, es mejor un buen sexo sin tanto licor

Pero no es para ponernos tristes, de ninguna manera, el alcohol no es malo, el exceso sin embargo sí, podríamos decir que una ingesta moderada ayudaría en el proceso del juego previo porque nos relaja y hasta nos pone entusiastas a la hora de probar buenas cosas, así que les podemos dejar un consejo, consumo moderado buen polvo asegurado, la idea es que al otro día recuerde lo bien que la pasó y no tenga lagunas mentales por excesos.

 

Acá le dejamos unas recomendaciones para tener una experiencia agradable al mezclar estas dos cosas:

Control:

No se exceda, es clave, empecemos porque no hay nada más fastidioso que un borracho caliente que no entiende las señales para dar el siguiente paso. De seguro aburre a la otra persona y no se dan las cosas.

Juego:

Sí a usted le gusta tomar y sabe hacerlo, puede ponerse creativo, tomar la iniciativa nunca está mal. Si ya saben a lo que van, llevar unos dados sexuales para ponerle animo a las cosas no está de más, unos tragos un juego y mucha calentura le harán pasar una noche increíble. (Conoce juegos sexuales haciendo click)

Aceites y lubricantes:

Es cierto que cuando están bebiendo las mujeres tienden a no lubricar de la misma manera y tener un lubricante o un aceite será llevar las cosas a un mejor nivel, demostrará la experiencia y eso demostrará el interés en cuanto al placer. (Conócelos haciendo click)

Cuidados:

Es fundamental, si usted es de aquellos que les gusta salir a tomarse unos tragos y después tener sexo casual con una persona que conoció esa misma noche es importantísimo el uso de preservativos, sea mujer o hombre siempre lleve unos condones, eso nunca sobra, piense en su salud y en la de los demás.

 

Si no tenía mucha idea de esto ahora tiene algo para que experimente, recuerde que acá en Podermax siempre buscamos que tenga las mejores experiencias sexuales, no siendo más, disfruten mucho y les deseamos buenos orgasmos.

 

Artículo anterior Sexo en el embarazo ¿Tiene riesgos? Consejos para hacerlo bien

Dejar un comentario

* Campos requeridos