Ir a contenido
Qué es el beso de Singapur y cómo practicarlo

Qué es el beso de Singapur y cómo practicarlo: Dale los mejores orgasmos de su vida

Seguramente al hablar del beso de Singapur, si no conoces este término, pensarás que se hace con nuestra boca, sin embargo, ésto no es así, se realiza con los labios… pero de abajo. Este beso sinceramente resulta de un nivel de dificultad un poco alta, por lo que no todas las mujeres saben realizarlo pero sí se pueden entrenar en ello para lograr en su pareja y en ellas mismas uno de los mejores orgasmos que pueden llegar a sentir en su vida. 

¿Qué es el beso de singapur?

El beso de Singapur consiste en que la mujer realice unas contracciones de la musculatura del conducto vaginal, es decir en el suelo pélvico o para ser más técnicos en los músculos pubococcígeos femeninos. 

Para esto la mujer debe saber utilizar esta musculatura, ya que es como los músculos de las orejas; no todo el mundo sabe que se pueden mover. Lo cual necesitará de una práctica o entrenamiento que ayudará a identificar los músculos y empezar a entender cómo funciona este movimiento. 

Luego de aprender a controlarlo, todo resulta más sencillo, ya que se tiene la capacidad del movimiento y lo único que faltaría sería entrenar un poco. Por eso es algo muy entretenido para probar en pareja, ya que se estarán divirtiendo juntos mientras practican algo que les beneficiará después a los dos con muy buenos resultados. 

El beso de singapur

¿Por qué es placentero el beso de Singapur?

Cuando una mujer logra hacer la maniobra del beso de singapur, los dos logran tener mucho más placer y por eso, se pueden producir orgasmos fenomenales. 

Por si no lo sabías, cuando una mujer está teniendo un orgasmo, la musculatura vaginal empieza a contraerse o a palpitar, lo cual termina de provocar el orgasmo y lo que lo hace aún más intenso. Así que la técnica del beso de singapur, lo que busca es provocar esta misma sensación en la vagina, llegando a producir un orgasmo más prontamente. 

Es decir, cuando el hombre está penetrando la vagina, ella debe contraer sus músculos vaginales y provocar una presión mayor. Esto lo que hará será simular una vagina más estrecha o un pene más grueso y las sensaciones que recibirán ambos serán mucho más intensas. 

Pero, ¿Cómo puedo lograr el beso de Singapur?

Como te venía comentando anteriormente, se pueden realizar unos ejercicios que te ayudarán a realizar el beso de singapur de manera más sencilla, sin embargo deberás practicar hasta poder lograrlo correctamente. 

 

 

1. Primer ejercicio:

Lo primero que debes hacer para lograr el beso de singapur, es detectar la musculatura vaginal. Una de las maneras más sencillas es pensar en orinar, ya que aunque la orina no se expulsa por el conducto vaginal, es un ejercicio que ayuda demasiado a identificar los músculos pubococcigeos. 

Estos músculos se pueden expandir y también contraer, por lo que puedes pensar en expulsar la orina y ‘’agrandar’’ este conducto o pensar en detener la orina, lo cual sería cerrar el canal vaginal o contraer los músculos. Así que puedes practicar esto primero, cerrar y abrir el conducto, lo cual te dará un mejor conocimiento sobre el control de estos músculos. 

 

2. Segundo ejercicio:

Cuando lo tengas dominado, lo siguiente sería entrenar estos músculos. Probablemente si lo intentas los primeros días te darás cuenta de que puedes contraer estos músculos pero se cansan muy fácilmente y esa presión que estabas haciendo desaparece en unos cuantos segundos, por lo que debes tratar de mantener esta presión tal cual estuvieras entrenando cualquier otro músculo. Por ejemplo, puedes iniciar tratando de mantener la presión durante un minuto completo y hacer por lo menos 5 repeticiones, es decir, en total 5 minutos. 

 

3. Tercer ejercicio:

Este vendría siendo el último paso para lograr el, tan deseado, beso de singapur. 

Cuando sientas que tienes unos músculos con mayor fuerza (El tiempo para ésto puede variar ya que depende netamente de tu cuerpo y tu constancia), puedes decirle a tu pareja que quieres practicar con él. O tú como hombre, puedes incentivar a tu pareja a realizarlo contigo. 

Recuerda que es completamente distinto hacer fuerza sin nada en el interior de tu vagina, a realizarle presión al miembro de tu pareja, lo cual dificultará un poco las cosas, pero recuerda que es algo que les traerá placer a los dos, así que pueden practicarlo las veces que sea necesario. 

Algunas mujeres pueden llegar a tener una musculatura tan fuerte que pueden llegar a impedir que el pene salga de la cavidad vaginal simplemente ejerciendo fuerza en la musculatura pubococcígea. 

Esta es una de las maniobras más divertidas y placenteras que pueden aprender en el sexo,  después de tenerla ya controlada puedes variar las contracciones que realizas en el pene, como vibraciones, contracciones intermitentes o mantener apretado el pene en la base y a medida que vaya saliendo hacer menos presión o al reves. 

Básicamente no existen límites en todo lo que podrían hacer manejando esta técnica, por lo que queda a su imaginación y disfrute.

Bolas de Kegel para beso de singapur

Artículo anterior Sexo en el embarazo ¿Tiene riesgos? Consejos para hacerlo bien

Dejar un comentario

* Campos requeridos