Ir a contenido
La amistad y el sexo, ¿Son compatibles o no?

La amistad y el sexo, ¿Son compatibles o no?

Actualmente, parece que son muchas las personas que cada vez están más dispuestas a mantener relaciones eventuales con un amigo, intentando hacer lo conveniente para no estropear ese vínculo de amistad. Si bien, es natural entender el concepto de amistad dentro de las relaciones interpersonales de todo ser humano, lo que se hace poco común y que resulta utópico, es tener amistades para ligar en los propios círculos sociales. 

La duda:

Para muchas personas resulta ser una especie de tabú el hecho de mantener relaciones sexuales con quienes se conserva una amistad establecida, porque se piensa que la amistad y el sexo no son compatibles. Sin embargo, podríamos preguntarnos: ¿Qué pasaría si dos amigos tienen sexo?, o, teniendo en cuenta esa delgada línea que hemos trazado entre la amistad y el sexo, ¿Es posible que por el sexo la amistad se arruine o por el contrario se fortalezca?, ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de esta práctica?, ¿Qué tan difícil es mezclar ambos asuntos?, ¿Existen algunas reglas establecidas para tener sexo sin compromiso y sin amor?

Un estudio realizado por la Boise State University revela que el 76% de las personas consultadas ha tenido sexo casual con un amigo, que se han fortalecido los vínculos personales y en otros casos se ha concretado una relación de noviazgo. 

Esto nos permite visualizar que la mayoría de las personas en algún momento de su vida han tenido encuentros hot con amigos, los cuales se considera que han sido más placenteros e intensos. Debido a que el momento se presta para ser más espontáneos a través de los coqueteos, miradas incitantes, certeros acercamientos para dar paso a los besos y así mismo dar rienda suelta a la pasión. Al contrario de lo que muchas personas piensan, el contacto físico entre amigos, permite que estos se vuelvan más exigentes a la hora de ser amantes

Vínculo entre sexo y amistad:

Y es que, tal vez, el vínculo entre la amistad y el sexo no es tan estrecho como parece. Habrá pasado que muchos siendo jóvenes en los inicios de la vida sexual, han recurrido a sus amigos más cercanos para orientarse y comenzar a tener conocimiento y experiencia, situándose como la opción más habitual y quizá menos vergonzosa en comparación de recurrir a expertos en el tema o a entidades especializadas en el bienestar sexual. Pese a la fuerza de este tema en la sociedad, es preciso tener en cuenta que la intensidad de ambos sentimientos: sexo y amistad, podría comenzar siendo un tema de conversación casual, aprovechar una situación de coqueteo (importante que sea recíproco), o, dejar de dar vueltas en el asunto y simplemente desatar la pasión. 

Por ello, mencionaremos algunas recomendaciones que inquietarán esa atracción netamente lujuriosa que tengas hacia ese “amigo” que seguro deseas y no te atreves a decirle.

Es importante antes de combinar las dos cosas: 

Conocerse muy bien antes de hablar

Para que no haya sorpresas, lo mejor es saber si es oportuno manifestar la idea que se tiene, esto de acuerdo con los gustos, tendencias sexuales o ardientes intensiones que previamente se hayan dado a conocer. 

Asumir el encuentro con responsabilidad

Aunque parezca tema ‘trillado’, no está demás tener presente la peligrosidad de  mantener sexo sin protección el cual definitivamente tiene consecuencias un poco más serias para ambos y que además no se debe convertir en hábito. 

Tener claro que se trata sólo de sexo

Si se ha llegado a un previo acuerdo, lo mejor es dejar planteado desde un inicio qué es lo que se quiere alcanzar, sea placeres nunca antes experimentados, cuáles son las intenciones y estarse enterados desde el primer momento lo que pretenden uno del otro. Saber que al dejar las cosas bien establecidas, ambos deberían estar conscientes de que se trata de sólo sexo y nada más allá del sexo, para evitar posibles conflictos y malos entendidos posteriores a la relación interpersonal.  

Terminarlo si el sexo ya no es satisfactorio

Lo más sano para ambos es que si ya no se desean es parar. Esto se puede volver dañino. Por eso es mejor acabar, darle fin. Tratar de recomponerse y continuar con la vida para seguir disfrutando. No tiene porqué convertirse en una pesadilla.

 

Los siguientes PROS podrían darte más motivos para atreverte a iniciar una relación esporádica con tu amigo:

1) Acrecienta la seguridad y confianza

Al tener contacto físico entre amigos se suele conocer de una manera mucho más amplia a la otra persona, no existen los prejuicios, señalamientos y se deja en libertad los deseos y pensamientos libidinosos que se tengan.

2) Libertad de conocer y estar con otras personas 

No perder de vista que sólo son amigos que se encuentran para tener sexo y que cada quien tiene su espacio y su tiempo; dejando así que todo fluya de acuerdo a la intensidad y deseos. 

3) Se aumenta y refuerza la amistad 

Parece estar demostrado que es una de las mayores posibilidades porque se conocen y tienen bien definidos sus límites sin tener interés en una relación seria o formal. 

4) Mantener el sexo en secreto

Muchos pueden sentir más placer porque es claro que al ser amigos, nadie sospecharía y que dentro del mismo círculo social (siendo así), se disfrutan sexualmente cada vez que así lo deseen y que hasta les resulta más divertido. 

 

¡Pero ojo!, también existen los CONTRAS de tener ese ‘amigo con derechos’

1) Si no funciona, es posible que la amistad termine 

Es la razón más común por la que muchas personas se abstienen de hacer propuestas sexuales a sus amigos. Y, es viable que los cimientos de la amistad terminen por romperse, ya que no siempre hay disponibilidad o no es bien visto por muchos factores externos. 

2) Se pueden llegar a involucrar emociones 

Aunque enamorarse no es algo negativo, en estos casos es otro motivo para al final de todo terminar haciéndose daño (en caso de que los sentimientos no sean mutuos). Lo que posteriormente podrá impedir que se mantenga o retome la relación de amistad debido a los sentimientos que se generan. 

3) Hacerse la idea que surgió amor y en realidad sólo sea costumbre 

Es posible que suceda el enamorase y todo sea correspondido, sin embargo, hay que tener cuidado en entablar una relación de noviazgo basada sólo en la rutina del sexo que se lleva practicando como amantes, puede que se mantengan activos sexualmente o conviertan todo en una rutina porque ya hay sentimientos involucrados.  

4) Sentimientos de culpa o arrepentimiento 

Esto puede suceder de diferentes maneras, ya sea porque se hirieron sentimentalmente, se arruinó la amistad o porque no entablaron todas posibilidades de llevar una relación sexual abierta. 

¡Pero no hay que desanimarse!, ya sabes que tener sexo con tu amigo es posible y muy divertido siempre y cuando existan códigos para llevar todo con mayor madurez: 

Siempre decir la verdad 

Tener presente que debe ser consensuado manteniendo los parámetros del respeto entre ambos y la claridad de sus entornos sociales.  

No caer en el romanticismo  

Si se trata exclusivamente de sexo no está bien decir palabras que no se sientan y que pueden hasta llegar a ser inoportunas en el momento del acto sexual. 

No hacer del sexo una costumbre

Es recomendable no establecer fechas, lugares u horas determinadas para los encuentros. ¡Nada mejor y placentero cuando la pasión desenfrenada se deja fluir! 

Evitar malentendidos

¡Cuidado! Celar podría llegar a ser vergonzoso y puedes estropear no sólo la intención de estar sexualmente juntos y satisfacer todos esos antojos fogosos, sino de estropear la misma relación amistosa. 

Definitivamente, muchas personas en el mundo han vivido esta experiencia de ‘amigos con derecho’, pregúntate ahora: ¿El sexo entre amigos sabrá mejor?, ¿Aún piensas que se fortalece la amistad o sólo es un tabú?, ¿Te atreves a acostarte con tu amigo? 

Artículo anterior Sexo en el embarazo ¿Tiene riesgos? Consejos para hacerlo bien

Comentarios

HUGO RUIZ C - abril 18, 2022

Muy buen articulo

Dejar un comentario

* Campos requeridos