Ir a contenido
¿Quiéres chiquito? ¡Antójala! Breve guía para iniciar en el sexo anal

¿Quiéres chiquito? ¡Antójala! Breve guía para iniciar en el sexo anal

El sexo anal; siga estos pasos para obtener el chiquito

La mayoría de las mujeres lo prefieren cuando están muy excitadas, tu misión: excitarlas. Bien se dice que el sexo anal es un placer pecaminoso pero vaya que importante por probar. A quién no le ha interesado explorar ese agujero tan misterioso pero tentador que puede proveer placer. Existen muchos mitos sobre el sexo anal pero sinceramente a nosotros nos importa que ustedes disfruten y por allá vaya que lo harán. La certeza en este mundo es que por el ano no hay enano, entonces los beneficios van aumentando. Probablemente tu pareja y tú ya tengan el tema por ahí dando vueltas pero no se hayan dado el lujo de intentar, por ello, tomen nota.

El principal problema es que los hombres tienen la creencia de que ellas darán el chiquito con que solo lo pidan; no es así. Lo que pasa en realidad es que al llegar a un punto de excitación alto o pasando el orgasmo, ellas suelen desear más eso. La razón de esto es básicamente el deseo insaciable que sale, el cuál hace que nos sintamos más arriesgados. Con la adrenalina y demás hormonas como anestesia quién no va a querer probar el sexo anal. Otro punto es que al estar excitadas o tener su orgasmo, el perineo comienza a contraerse lo que estimula un poco el ano. (El perineo es la zona que une a la vagina con el ano). Mejor dicho, ese sin arrugas se pone saltón cuando ya están en el pico de excitación. Claramente, los hombres no se quedan atrás y al imaginar esa sensación de estar ahí dentro, se ponen más calientes. Un agujero, ambos disfrutan, no se cohíban.

Cómo excitarla:

Estimúlalas en la zona, te puedes ayudar con tus dedos, lengua o algún juguete. Nunca vayas directo. Puedes también aprovechar sus zonas erógenas para darle un extra de placer previo al que tendrá más tarde. El que calienta el bizcocho come y muy bien, eso sí, con modales para repetir. Lo mejor del caso es que puedan tener el sexo anal más delicioso que puedan probar para que les quede gustando, porqué no darse su tiempo necesario. Si ella aún no está completamente excitada se notará, es mejor ir poco a poco, calentando de a poquitos. Cuando el pozo ya esté mojado, hay que ir a buscar lo que queremos; el ano.

Cuando llegues a él, ve dilatándolo poco a poco, con pequeñas caricias y suaves besos, si no les da repulsión. Lo más seguro es que ella te lo termine pidiendo o cada vez te deje ir más lejos, pues lo esta disfrutando. Eso sí, todo depende de qué tan bien lo estés haciendo, porque si vas como un carro loco, puede que seas incómodo. En caso de que se esté dando la permisión para seguir adelante, puedes ir poniéndote más atrevido mientras la complaces. Para darle la mejor dilatación puedes apoyarte en algunas cosas. No será doloroso si hiciste este proceso bien y te puedes ayudar con un buen lubricante anal a base de agua, al igual que un plug que pueda ayudar a la dilatación.

Plug y lubricante para el sexo anal perfecto:

El plug anal es muy sencillo de usar, solo se debe hacer una dilatación correcta, usar algún lubricante e insertar el juguete para que te de la mejor sensación. Llega a orgasmos excelentes y claramente gánate ese chiquito que tanto anhelas. Cuando este puesto, se queda en esa posición, estimulando a la mujer y va a ser que el orgasmo sea muchísimo más placentero. Ella lo gozará a otros niveles, es que esa estimulación continúa ella no la cambiará por nada o tal vez sí, por tu pene. Para que puedas darle el sexo anal de su vida, un plug anal es importantísimo, ¿la vas a dejar a medias o vas a darle la experiencia completa? Consigue el plug aquí.

Por otra parte, el lubricante es casi que un componente vital e infaltable en esta búsqueda del precioso. No solo evitará que ella pueda sentir dolor, también hará todo más placentero para ambos, una cosa de locos. Si quieren tener el sexo anal perfecto un lubricante no puede faltar. Darse placer a ustedes y a ella con el lubricante es una necesidad, no lo ignores y verás cómo te compensan. Si en verdad te importa tu chica y el orgasmo de ambos, consíguete ese lubricante ahora mismo.

Por fin, el precioso:

Y cuando logres llegar al tan anhelado, te  sugerimos las posiciones del perrito o de medio lado. Hazlo suavemente. Este proceso requiere de paciencia, antojarlas puede tardar varios encuentros, pero seguro lo disfrutarán cuando el momento se dé. Si puedes inicia con penetraciones no tan profundas para buscar que el ano vaya sabiendo lo que está pasando. Es importante que vayas preguntando a tu pareja si todo va muy bien, para que no suceda algún incidente o disgusto, el sexo con pelea después no es nada lindo. Cuando ya notes que ambos disfrutan y desliza con perfección, puedes aumentar la intensidad o velocidad, todo depende ahora de ti.

Artículo anterior Sexo en el embarazo ¿Tiene riesgos? Consejos para hacerlo bien

Dejar un comentario

* Campos requeridos